El síndrome energético: de la histeria a la mostrada de dientes