Hacer un comentario

Editorial Mi Voz: La ciudad y los bienes comunes

09 Febrero 2021

Nos hemos puesto a pensar en el ideal de una ciudad y en un ideal de desarrollo, en el contexto de la historicidad de la ciudad presente, la identidad que posee y la narrativa que generan sus habitantes, y hemos llegado a, al menos, 7 claves.

Red Mi Voz >
authenticated user Editor

El territorio es el lugar donde la autonomía de las personas se cruza inexorablemente con lo común y donde se reflejan e inmortalizan los fenómenos y procesos sociales, económicos, culturales y políticos que vivimos. El estallido social, por ejemplo, se encuentra hoy impreso en diversos rincones que nos recuerdan que hay un descontento latente. Así también se dice del desarrollo, y se habla de “las ciudades desarrolladas”, pero estas no son meras variables dependientes que reciben personas, identidades y procesos sociopolíticos, también pueden influir a todas las anteriores en una relación que es más bien de interdependencia. 

Las ciudades se planifican, pero no puede existir solo una metodología para esto. No considerando la diversidad de los países, de nuestras regiones e identidades, pero ¿es posible hablar de mínimos deseables para una ciudad? ¿de mínimos para hablar de una ciudad desarrolladas/civilizadas o en vías al desarrollo? Con estas preguntas asumimos que hay imaginarios de ciudad, para planificarlas y transformarlas, que pueden ser transversales, independiente del punto geográfico desde el que se lea esto. 

¿Claves para una ciudad desarrollada? 

En Chile estamos viviendo un momento crucial para pensar la ciudad. La ciudadanía ha puesto en sus paredes la palabra “dignidad” al tiempo que se acercan las elecciones de gobernación, constitucionales y municipales, todas con mucho que decir y hacer sobre los territorios y las ciudades. 

Nos hemos puesto a pensar en el ideal de una ciudad y en un ideal de desarrollo, en el contexto de la historicidad de la ciudad presente, la identidad que posee y la narrativa que generan sus habitantes, y hemos llegado a, al menos, 7 claves:

  1. Menos desigualdad, guetos y segregación;
  2. Bienes públicos al alcance de todas y todos;
  3. Escala humana, es decir, vida vivible para todas y todos;
  4. Planificación para el ocio y la vida al aire libre, a la vez que para el trabajo y la productividad;
  5. Seguridad para todas y todos;
  6. Transporte eficiente y no contaminante;
  7. Sustentable y sostenible, cuidando el medioambiente. 

¿Es posible pensar en estas claves sin caer en idealismo, o se trata simplemente de una utopía? El filósofo colombiano Bernardo Toro, dice que la ciudad es una imaginación. Cada una y uno tiene una ciudad imaginada y solo poniéndonos de acuerdo en cómo debería ser esta, podremos transformarla. El problema es que abundan los imaginarios y cada quien piensa que imaginó una mejor que la de la persona de al lado. 

15 minutos, escala humana y bienes públicos 

“La Ciudad de 15 minutos”, propuesta del urbanista colombiano Carlos Moreno, es aquella que configura multicentros de servicios y bienes públicos para que todas y todos puedan satisfacer sus necesidades gastando máximo 15 minutos de traslado.

La Ciudad a Escala Humana” es la que piensa el desarrollo de esta centrado en las vidas y necesidades de las personas que la habitan. Pensada para que las mujeres puedan transitar libremente y sin miedo, para que las calles gocen de niñas y niños jugando, para que los espacios públicos admitan tanto automóviles como bicicletas y peatones y para que las aceras sean transitables por todas y todos, y no excluyan, por ejemplo, a personas en situación de discapacidad. 

La Ciudad con Bienes Públicos” pone a disposición de la ciudadanía todos los bienes y servicios para satisfacer sus necesidades. Es una ciudad en la que se piensa la calidad de vida y dignidad de las personas que la habitan. 

Estos son 3 posibles imaginarios que cumplen con varias de las claves, que enunciadas y en primera instancia, parecen como sacadas de un nuevo “mundo feliz”, pero hay experiencias para mirar en el resto de los países o quizás más cerca, en el resto de nuestras regiones. Hace falta, luego de observar, recuperar voluntad general -y como dice Toro- ponerse de acuerdo en un imaginario común.

Ver también: "Para superar las desigualdades y la pobreza hay que invertir en el alma de las ciudades"

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.