Sobre intentar: Amar la equivocación

23 Diciembre 2020

¿Y si me equivoco? ¿si lo rompo, si lo echo a perder? Hay un dicho que dice “Todo tiene solución, excepto la muerte”, yo diría “Todo tiene solución, incluso la muerte”. ¿Por qué la muerte es un problema sin solución? La muerte es un suceso inevitable que cada ser vivo experimentará.

Gabriela Hill >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Acá estoy, intentándolo otra vez. Siento que he dado lo mejor de mí, y que quizás ya no hay nada más que entregar. Obviamente me equivoco. Respiro profundo, pienso palabras de amor y confianza para mí misma.

Te puede interesar: De la literatura a la autoayuda: El viaje de regreso al hogar

Lo vuelvo a intentar. En realidad lo que siento es miedo; a equivocarme, a ser juzgada, a exponerme, a ser vulnerable, a que se burlen de mí, a fingir para agradar, a perder mi autenticidad... Y podría seguir.

El miedo está constantemente acechando y buscando la oportunidad de morderme la cabeza y envenenarme con sus frases como “eres una ridícula”, “dedícate a otra cosa”, “no tienes talento”, “tonta”, “tonta”, “tonta”. Me da pena verlo de frente y escribirlo. Pero he aprendido que tengo antídotos para ese veneno, que su efecto es como una cortina de humo, que sólo debo seguir avanzando, cerrar los ojos y echarle pa´lante, que lograré atravesarlo sin rasguño y más poderosa.

¿Y si me equivoco? ¿si lo rompo, si lo echo a perder? Hay un dicho que dice “Todo tiene solución, excepto la muerte”, yo diría “Todo tiene solución, incluso la muerte”. ¿Por qué la muerte es un problema sin solución? La muerte es un suceso inevitable que cada ser vivo experimentará. No debería ser algo terrible, debería ser algo sagrado, como el orgasmo. Deberíamos soñar la muerte con alegría, imaginando que luego de la muerte vienen maravillas, nuevas experiencias y sensaciones, otras oportunidades. Gracias a la muerte existe la vida, deberíamos estarle agradecidos. Gracias muerte por tanta vida. Te amo muerte.

Realmente no siento en el corazón estas palabras, sólo estoy jugando, experimentando, intentando, atreviéndome a equivocar. Pero me imagino que sería linda la vida si la miráramos así, como un momento eterno en el que equivocarse. Y la muerte como una experiencia gratificante en la que volver a comenzar, retornar a lo divino, liberarse de todos los miedos y dolores, para disfrutar de la felicidad, la paz y la plenitud.

¿Qué sería lo más terrible que podría pasar si lo intento? ¿morir? Pero si morir es bacán. Creo que lo peor que podría pasar es tener miedo. Y ya lo tengo. Entonces tener miedo sería lo peor, para mi ahora. Bueno, me imagino millones de cosas terribles que me podrían refutar “Que se mueran tus hijas”, “que las violen”, “que las maten”, “que las quemen por brujas”. Si, sería muy terrible, pero eso ya lo hemos vivido, lo vivieron nuestras ancestras por miles de años, y lo seguimos viviendo a través de nuestras hermanas a las que siguen matando. Nos violan, nos torturan, nos matan.

El miedo no nos sirve de nada. Mejor actuar, enfrentarlo, y hacer lo que haya que hacer. Cada una tiene su propia verdad en esto, cada una tiene que seguir su propio camino, seguir sus propios impulsos, tomar sus propias decisiones. La mía es hacer esta divagación, dar estas locas vueltas mentales para ver qué pasa con la equivocación, para ver qué podría pasar si suelto al mundo virtual estas reflexiones.

Te puede interesar también: A nuestro pueblo Mapuche: Cosmovisión y espiritualidad

Contenidos que pueden interesarte

No existen contenidos para esta sección.