[ENTREVISTA] #PensemosChile con Jorge Navarrete Poblete, abogado y analista: "El método es el mensaje"

10 Junio 2021
Para el abogado y analista político, "la forma y manera en que hagamos las cosas va a decir mucho más de las posibilidades de nuestro éxito que los resultados mismos".
Mi Voz Chile >
authenticated user Editor
[ENTREVISTA] #PensemosChile con Jorge Navarrete Poblete, abogado y analista

"Pensemos Chile" es parte de un ciclo de conversaciones de Mi Voz con líderes de distintos sectores, desarrollando diálogos que aborden una perspectiva sobre los desafíos cardinales que tiene nuestro país y su desarrollo.

En este capítulo conversamos con Jorge Navarrete Poblete, abogado y analista político. Además de su participación en Del Río Izquierdo Abogados, ha desarrollado una basta experiencia como director en diversas entidades, tales como el centro de estudios Espacio Público, Educación 2020, Fundación ProHumana y Proyecto B. Además fue subsecretario general de gobierno durante el período del Presidente Ricardo Lagos Escobar. Es especialista en negociación interna y externa, rediseños institucionales, coordinación de grupos y tareas, representación corporativa, análisis de escenarios, diseño estratégico y relaciones con el sector público y la sociedad civil.

Este programa busca contribuir a la visión de mediano plazo del proyecto llamado Chile. Desde una perspectiva plural, servir a la opinión pública sobre todo regional, dando buenas coordenadas para entender el presente y proyectar el futuro.

"Pensemos Chile" es conducido por Constanza Téllez Román, quien es periodista, consultora, magister en comunicación estratégica y directora en Mi Voz.

¿Cuál es tu opinión de lo que ha pasado en Chile? ¿Cómo lo observas? ¿Cuál es tu lectura?

"Primero creo que estamos en presencia de la reordenación política más significativa desde que recuperamos la democracia. Es decir, en los últimos 30 años no habíamos tenido un terremoto político de esta magnitud donde se distribuyera el poder de la forma en que se dio, al menos, en la Convención Constitucional que parece ser el centro de nuestras preocupaciones.

La segunda cosa es que si el plebiscito de octubre pasado había sido una bofetada a la clase política, esto que ocurrió el 15 y 16 de mayo no fue nada menos que una patada en el bajo vientre para no ocupar el chilenismo que se me viene a la cabeza. Y es muy sintomático que los partidos tradicionales o quienes representaron la administración y la política pública durante 30 años, sea la centro izquierda o la centro derecha, hayan sufrido una derrota de tal magnitud.

Lo tercero y creo que es el gran titular, es la emergencia y la entrada de esta cantidad de independientes que conforman casi 3/5 de la Convención. Insisto, alguna de estas tendencias las veníamos observando; basta recordar la respuesta a la segunda pregunta del plebiscito, pero nadie imaginaba con este nivel de profundidad". 

Retomemos el tema de las élites: ¿Cuáles son los errores que cometieron? Y pasar a estos nuevos independientes, desconocidos y sus promesas finalmente ,porque no vaya a ser que se conviertan en los mismos políticos que quisieron sacar…

"La democracia incumplió su principal promesa que no es otra que representar los intereses de los ciudadanos de manera más o menos equitativa. Cuando uno se interroga respecto de la desigualdad social, económica, hay una anterior que tiene que ver con la desigualdad política y eso conecta mucho con la elite.

La idea de que las influencias, el lugar donde estudié, la familia a la que pertenezco, el barrio donde vivo es fundamental para determinar el destino de la carrera. Y en un país donde siempre ganan los mismos y siempre pierden los mismos, inevitablemente eso está asociado a una cierta élite (…) La sensación de no dejarte competir, de no darte la oportunidad, incluso, cuando cumpliste todas las exigencias de poder ganar creo que está en el centro de la rabia contra las élites".

Y respecto de estas nuevas promesas independientes que sí deberían representar a la comunidad… ojalá que no sean una eterna promesa como en el fútbol ¿tú ves que se podrían convertir en eso?

"Estoy esperanzado, porque esta Convención Constitucional se parece mucho más a Chile que cualquier otra instancia de representación pública (…) pero cuando uno mira los colegios donde estudiaron, sus profesiones, oficios, actividades, el lugar donde nacieron, el tipo de experiencia de carácter territorial, uno se da cuenta que ahí hay mucho más de Chile que en cualquier otro lugar.

Derechamente a tu pregunta, si hay algo que está detrás del desprecio y la distancia que los ciudadanos tienen para con la clase política dirigente, es la sensación que esta es una suerte de club y que no ha logrado proveer de soluciones rápidas y efectivas para las personas.

Esa es la razón por la cual entran estos independientes y, por tanto, el gran desafío, está que en tres o cuatro meses más no se diga respecto de ellos lo mismo que los llevó justamente a esta Convención".

¿Dónde ves más el problema en la opinión pública o en la opinión publicada?

"Yo creo que ahí está uno de los desafíos más importantes: yo siempre he sostenido que lo verdaderamente polarizado son las élites y no necesariamente los ciudadanos. Prestamos mucha atención a Twitter, a los matinales, a las entrevistas que no necesariamente reflejan la opinión de esa mayoría de ciudadanos que no tiene el privilegio de participar en el debate público y que, a la luz de los resultados electorales, parecieran ser personas que evidentemente quieren progreso, mayor justicia social, menos abuso, pero también proteger lo que han construido. Y no estar permanentemente con la sensación de que se camina por la cornisa. 

Una de las cuestiones más peligrosas que tenemos del debate que hay por delante, tiene que ver justamente con los niveles de intolerancia y violencia. Y cuando me refiero a la violencia, no solo estoy pensando en esta idea de la destrucción de la propiedad público-privada, de las molotov, de la Araucanía… Estoy pensando en algo mucho más sutil que ha calado más profundamente y es la idea de que si una persona piensa distinto pareciera ser que tenemos el derecho a funarla.

Si Chile fuera una fiesta hoy día ¿Quién pone la música? ¿Quién está bailando y quién está sentado?

"No sé quién está poniendo la música, pero acaban de dejar de poner la música los que la habían puesto hace mucho tiempo. Y por lo tanto, está terminando el ciclo de los que estaban monopolizando las discos, los temas que se ponían, a qué hora, y estamos recién en el proceso de ver quiénes van a ser, bajo qué condiciones, los nuevos que pongan la música.

No estoy en condiciones y creo que ni yo ni nadie, de decir quién es el nuevo DJ. Pero lo que sí está claro es que hemos notificado al DJ tradicional que se vaya pa’ la casa. Y de repente en estas cosas tan fragmentadas, vamos a llegar a decisiones extrañas.

Nos vamos a turnar y va a ver un ratito en que la va a poner un grupo, después otro o vamos a establecer cuotas porque no a todos nos gusta el rock, a otros no les gusta el reggaetón, a otros la salsa, entonces ahí estará la definición… Esa conversación es la que recién se empieza a dar".

Respecto de las encuestas, ¿tú crees que están caducas?

"Las encuestas para mucho de nosotros son una suerte placer culpable, es decir, sabemos que son un desastre, que se han equivocado sistemáticamente, que metodológicamente no se han adecuado a tratar de interpretar lo que Edgar Morin llamaba 'el espíritu de la época', pero seguimos invariablemente leyéndolas y guiando buena parte de nuestro análisis situacional con respecto a las mismas.

Y es verdad que hemos logrado dar con mecanismos que nos permitan auscultar de mejor forma lo que está pasando y la mayoría de las veces llegamos tarde y mal cuando nos explota en la cara. Yo sí tengo alguna esperanza… y eso conecta con el esfuerzo que están haciendo ustedes en Mi Voz. La esperanza es que lo cualitativo empiece adquirir una mayor prevalencia sobre lo cuantitativo.

Y nuevamente eso conecta muy bien con esta época más emocional, más subjetiva, donde la tabla Excel, la tabulación no refleja con precisión, ni cerca lo que está ocurriendo y si más una conversación". 

¿Y ahí cuáles serían para ti los 3, 4, 5 acuerdos cardinales que deberíamos lograr como sociedad?

"Yo creo que el primer y más importante acuerdo es que enfrentemos una carrera no tan desigual, porque yo creo que muchos ciudadanos tienen la sensación de que en una carrera de 100 metros planos: el que corre la primera pista tiene las manos amarradas; el que corre la segunda pista tiene los ojos vendados; el de la tercera pista hay una mujer que no tiene las manos amarradas ni los ojos vendados, pero su pista está llena de fosas, de obstáculos, de cocodrilos; y en la cuarta pista, hay un señor de complexión atlética, que tiene la pista completamente despejada y además, corre con 20 metros de ventaja. Es decir, conocemos el resultado de esa carrera…

El primer acuerdo es la decisión más importante que puede tomar un país en su historia, creo yo, y es definir qué bienes y qué derechos, en qué cantidad y en qué calidad, estamos dispuestos a garantizarle a todos los ciudadanos para establecer un piso común.

Un segundo acuerdo que me parece relevante tiene que ver con remirar aquello que nos es propio y aquí hay cosas materiales y cosas simbólicas: nos son propios de todos los chilenos, y así deberían ser, los bienes y frutos de esta tierra. Los recursos naturales, los recursos mineros, los recursos pesqueros, el agua, los árboles.

Tercer acuerdo que se conecta con esto: Estamos de paso en esta tierra. Vinieron nuestros padres, vienen nuestros hijos y después de nuestros hijos vienen nuestros nietos. Y hay una profunda responsabilidad con lo que tenemos que legar. Y, por lo tanto, desde lo medioambiental hasta una sociedad más respetuosa, más libre, más tolerante, más feliz.

Y cuarto, diría yo, un espacio para la dignidad, entendida como la capacidad que deberíamos tener todos los seres humanos de poder trazar un plan de vida y de poder ajustar nuestro itinerario para tratar de alcanzarlo con el debido respeto y ayuda a los demás.

Yo creo van por ahí los cuatro consensos mayores que creo que ordenarían de manera significativa nuestro nuevo contrato social y político para las próximas décadas".

¿Cómo ves el rol de las regiones? Todo termina siendo Región Metropolitana, todo termina siendo Santiago…

"Yo partiría de la siguiente forma: este es un tema con el que nos hemos lavado la boca tanto y, sin embargo, hemos sido incapaces de dar un mínimo testimonio de coherencia entre nuestros actos y nuestras palabras.

Todos decimos que estamos profundamente convencidos de la importancia de la descentralización, pero conectando con lo último que te decía, del autogobierno, del principio de dignidad, de trazar nuestro plan de vida… no hay nada más importante que el entender que así como los individuos, las comunidades y los territorios, tienen no solamente, el mismo derecho y necesidad, sino que la dignidad de su vida en comunidad justamente consiste, en tener la  posibilidad de tener esta oportunidad, esta capacidad.

Y claro damos pasos que para muchos pueden ser interesantes, como elegir a los gobernadores de manera democrática, pero sabemos que eso es completamente insuficiente. Y fíjate que la descentralización o el hecho de radicar el poder en lo local, es una cuestión que ya se nos está cayendo a pedazos".

Solamente una última pregunta, que es muy difícil de responder: ¿Cuáles son tus recetas que nos podrías dar para lograr en 20-30 años un Chile mejor?

"¿Mi receta? Algunas han salido en la conversación: la urgencia de distribuir poder, la receta de entender que vivimos en un momento sumamente emocional y que, por lo tanto, lo más objetivo es lo subjetivo. 

Pero si me tuviera que quedar con una receta, diría que el método es el mensaje. Es decir:  la forma y manera en que hagamos las cosas va a decir mucho más de las posibilidades de nuestro éxito que los resultados mismos. La estética tiene mucho que ver con la ética, decía Santo Tomás y los ciudadanos esperamos, no solamente, que se tomen decisiones correctas, sino que las cosas se hagan correctamente que no es lo mismo".