¿No más Populismos?

¿No más Populismos?

26 Noviembre 2015

Ese líder carismático con un discurso que suena bonito pero que en la práctica es inviable y que cree poder tomar las decisiones de cómo desarrollar nuestra vida mejor que nosotros, debe quedar obsoleto

Corresponsal El... >
authenticated user Corresponsal

Por Macarena San Martín 

En América latina el populismo está inserto tanto en gobiernos de izquierda como de derecha y podemos ver como en ambos casos se generan descaradamente restricciones de las libertades individuales de las personas mediante el mal uso del poder que les otorgan los ciudadanos a aquellos líderes que se aprovechan de las necesidades de la gente para generar discursos esperanzadores en base a ofrecimientos que poco y nada solucionan los reales problemas que existen.

Es una lástima ver como los líderes en su desesperación por obtener el poder desmantelan las instituciones, manosean los conceptos de justicia e igualdad y cuando es a costa de su propio beneficio permiten la colusión empresarial y los favores sindicales que les aseguren popularidad.

En el caso del Chile actual podemos ver como el gobierno de Michelle Bachelet se ha aprovechado del descontento de la ciudadanía en temas sensibles, siendo los principales aquellos referidos a la salud y educación, donde ha generado reformas que llenan de esperanza a las personas, pero que en el fondo restringen las oportunidades, coartan las libertades individuales y finalmente en nada solucionan los reales problemas , recordemos que uno de sus ofrecimiento de campaña por lo que la mayoría de las personas le dieron su voto fue educación pública gratuita y de calidad. Las instituciones no están funcionando y el tamaño de Estado aumenta cada vez más tratando de involucrarse en cada aspecto de la vida de las personas como un bendito salvador, pero finalmente lo único que se puede apreciar en nuestras ollas es el estancamiento económico, la falta de oportunidades y la interminable polarización que se pelea el poder tan vulgarmente como un león un trozo de carne.

Ese líder carismático con un discurso que suena bonito pero que en la práctica es inviable y que cree poder tomar las decisiones de cómo desarrollar nuestra vida mejor que nosotros, debe quedar obsoleto.