Verdades sobre el café: ¿De grano o instantáneo?

16 Septiembre 2020

Desde la aparición del café instantáneo, se libró inmediatamente una guerra entre las dos formas de tomar café, pero antes de entrar en las diferencias, debemos recordar qué es el café instantáneo y cómo surgió.

Fabián Durán >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

El café instantáneo es un invento del Japonés Satori Kato quien lo creó en el año 1901, varios siglos después de la aparición del café de grano. No fue hasta el año 1938, por una sobreproducción del café brasileño que una de las compañías más famosas del mundo, en Suiza, industrializó esta bebida y su popularidad aumentó considerablemente debido a la facilidad y rapidez del proceso.

Te puede interesar: La curiosa historia del café: Una bebida satanizada y cristianizada (parte II)

Ahora bien, el proceso en sí es un gran invento, ya que se tuesta el café generalmente a una menor temperatura (entre 190 y 210 ºC), luego se muele y se solubiliza en agua caliente, para posteriormente centrifugarlo y secarlo de 2 formas: secado por aspiración o “spray dry” y la liofilización donde el producto es congelado y en una cámara al vacío se elimina toda el agua, pasándola del estado sólido a gaseoso sin pasar por el líquido, conocido también como sublimación, formando los cristales de café, quedando listo para volver a colocar agua y beberlo.

Teniendo en consideración esta información, entramos de lleno a las diferencias entre uno y otro, comencemos:

- El café de grano es natural y se utilizan las semillas con las mejores cualidades por otra parte el café instantáneo contiene algunos químicos, que son necesarios para disfrazar la mala calidad de los granos que utilizan.

- El café de grano es más saludable, en varias revistas médicas se han encontrado importantes beneficios al consumir café de grano en cantidades moderadas, la cual dependerá de cada persona. La OMS indica que aproximadamente se pueden consumir hasta 5 tazas que contengan alrededor de 40mg de cafeína en total. Por el contrario, el café instantáneo por la cantidad de aditivos podría ser perjudicial para ciertas personas que sufran de gastritis y otras enfermedades estomacales.

- Si bien es cierto que el costo del café soluble (instantáneo) para el día a día es mucho menor que el café de grano, también es cierto que si lo que se buscas es la relación calidad precio, tampoco es opción el café instantáneo, ya que la cantidad de café puro que contiene, como ya mencionamos, es muchísimo menor que el café de grano que es 100% café.

- Finalmente, en términos de sabor y aroma, es indiscutible que el café de grano y sobre todo el de especialidad es muy superior al instantáneo, ya que este último, en todo el proceso, pierde todas las propiedades organolépticas y solo a través de algunos aditivos logran generar aromas artificiales.

Como siempre digo, el café es maravilloso experimentarlo, así es que te invito a que realices algunas pruebas de sabor y luego decidas qué café consumir, porque para tener la posibilidad de elegir, primero tienes que conocer.

¿Está todo perdido con el instantáneo? No, tenemos algunas alternativas para ese tipo de café, que en dosis moderadas sirven para algunas recetas de cocina, que pronto podrán ver en el sitio web de Mutuo Coffee Shop.

Por lo tanto, quizás la discusión no es cuál es mejor café, porque prácticamente no son comparables, sino que la discusión radica en que si todos las cafés de grano son de buena calidad y para saberlo, no te pierdas el próximo contenido.