El alto consumo de marihuana en adolescentes favorece la aparición de psicosis aguda