Quiénes Somos

Algo de Historia

Mi Voz es una empresa independiente y pionera en el mundo hispano en periodismo ciudadano, fundada el 2005. Posee 14 medios en 14 regiones del país, siendo el grupo medial con mayor cobertura en Chile.

En su fase inicial, los diarios ciudadanos de Mi Voz declararon como misión democratizar las voces de Chile a través de la formación, en periodismo ciudadano, de más de 30.000 compatriotas de las regiones del país. Cada uno de ellos contaba con las herramientas para producir y enviar contenidos, que eran posteriormente revisados por los editores de nuestro equipo.

Hace unos pocos años, declaramos que nuestra misión se había cumplido, y ante los nuevos desafíos de las comunicaciones decidimos desarrollar una propuesta de valor innovadora y altamente necesaria, cuyo propósito es el de “contribuir en la construcción del Bien común en cada región en que estamos, mediante la generación de buenas y decisivas conversaciones para el futuro de cada una de ellas”.

 

 

Declaración de principios

  • Nuestra inspiración y propósito es contribuir en la construcción de Bien Común de cada región del país, a través de la incidencia en la calidad de las conversaciones que tenemos en nuestros territorios. Por eso afirmamos: buenas conversaciones buenos futuros, malas conversaciones pésimos futuros.
  • Nuestro aporte va más allá de lo coyuntural o lo noticioso, y consiste en el desarrollo de conversaciones necesarias y decisivas, que nuestros miles de corresponsales estiman deben ser parte relevante del diálogo regional de cara al presente y futuro.
  • Desarrollamos nuestro proyecto desde una filosofía de economía colaborativa, donde los diversos actores que participan en él, perciben valor reputacional, económico y de poder de acción.
  • La ética fundacional que ampara este proyecto es la ética del Bien Común, pues creemos que es la inspiración más natural y prístina que toda sociedad debe anhelar.
  • Creemos en el diálogo responsable y respetuoso como herramienta fundamental para edificar sociedades prolíficas. Una crítica debe ser para mejorar la conversación no para deslegitimar y descalificar.
  • Vemos en los ciudadanos, no sólo consumidores y beneficiarios, sino como protagonistas activos de la sociedad en la que quieren vivir.
  • Admiramos la diversidad y lo inclusivo. Paradigmas binarios y polares, solo ignoran las nuevas complejidades y oportunidades que posee hoy la humanidad.
  • Como medio de comunicación creemos que la independencia y la transparencia son dos pilares que sostendrán el cumplimiento de nuestra misión.
  • Confiamos en la fuerza y el poder de la inteligencia colectiva al servicio de los desafíos que poseen nuestras sociedades.
  • Valoramos la subjetividad, el diálogo y la discusión con fundamentos, porque vemos la gravedad de estar inundados de información tergiversada, conversaciones de sordos, noticias falsas y contenido sensacionalista.
  • Vemos un fenómeno de cambios a escala planetaria, por lo mismo, estamos construyendo un modelo de medios que buscaremos replicar en otros países del mundo, donde el espacio por las conversaciones de calidad y por la construcción de Bien Común, se presenta como una gran necesidad.
  • Aspiramos a ser parte de una nueva narrativa institucional, donde quienes nos sentimos parte de la nueva economía, podamos desplegar todo nuestro potencial profesional y creativo con conciencia de nuestro impacto en la sociedad y el medioambiente.
  • Finalmente nuestra noción de éxito estará medida por la capacidad de cumplir la misión del proyecto, vale decir, el impacto social, el logro económico para que el proyecto sea sostenible y la generación de valor a todos nuestros stakeholders.

Corresponsales ciudadanos

Los corresponsales de cada medio de Mi Voz, son un conjunto de ciudadanos líderes y expertos, con una vocación común, que impulsan y sostienen un grupo de agendas y temas que entendemos son relevantes para cada región.

Buscamos que cada equipo de corresponsales que participa en nuestros medios, pueda entre otras cosas, ser representativo de las distintas sensibilidades sociales, culturales, políticas, económicas y etarias de la región.

Estos han sido seleccionados cuidadosamente. Ellas y ellos, comparten el propósito del proyecto, y participan queriendo incidir, construir reputación, generando ingresos económicos propios por sus contenidos y queriendo servir a la comunidad en que viven.

Los corresponsales, celebran un contrato de prestación de servicios que establece claramente los estándares, deberes y responsabilidades que involucra su sustancial rol en cada uno de nuestros medios. Los contenidos que envían de forma regular, son revisados y publicados por un curador profesional del periodismo.